domingo, 2 de febrero de 2014

ARBA eligió la Sierra de Chinchilla para su primera actuación

    Entre los días 24 y 26 de enero de este año, la Asociación para la Recuperación del Bosque Autóctono de Albacete (ARBA Albacete) eligió el pinar sur de la Sierra de Chinchilla para su primera actuación. Esta consistió en unas jornadas de plantación de arbustos en los pinares ya repoblados en los años 50, con especies autóctonas como la encina, la coscoja, la cornicabra, el romero, el romero macho, el espino albar, el aladierno y el espliego. ARBA Albacete tiene pensado hacer estas jornadas de recuperación del piso arbustivo una vez al año para así favorecer la biodiversidad vegetal en la zona. En total se plantaron más de 200 plantas. La participación estuvo completamente abierta al público y participaron una decena de personas incluso con niños. Esperemos que estas actuaciones ayuden a provocar interés por la Sierra Procomunal y frenen su rápido deterioro medioambiental.
    Para más información, podéis visitar la página de Facebook de ARBA Albacete haciendo click AQUÍ o en su página web AQUÍ.
Algunos de los participantes en la restauración.

ESPECIES UTILIZADAS EN LA PLANTACIÓN:

1) Encina (Quercus ilex): árbol o arbusto de la familia Fagaceae. Cuando no alcanza porte arbóreo, la encina se torna matorral espeso, ofreciendo refugio y alimento (bellotas, brotes nuevos) a la fauna del bosque. Además, a su alrededor crecen hongos comestibles y cambian la naturaleza del suelo, transformándolo en apto para otras especies. Hojas de las ramas inferiores espinosas, haz verde oscuro, envés blanquecino, tomentoso. Follaje perenne. El polen de las flores, que crecen en amentos colgantes, son utilizadas por las abejas para producir miel. Anteriormente fue muy común en la Sierra de Chinchilla. Hoy quedan muy pocos ejemplares de gran porte.
 
2) Coscoja (Quercus coccifera): arbusto verde brillante de la familia Fagaceae. Ofrece al bosque características similares a la encina. Muy resistente a la sequía. Se diferencia de la encina por sus hojas siempre espinosas y por tener el envés de la hoja no peloso; cúpula de la bellota espinosa. El tamaño de las hojas depende de la cantidad de agua disponible. Follaje perenne.
 
3) Romero (Rosmarinus officinalis): arbusto de la familia Lamiaceae. Crece en sitios secos y áridos y es uno de los arbustos más comunes en nuestra zona. En la Sierra de Chinchilla no escasea. Las hojas producen un acente esencial que lo hace famoso. Se utiliza en gastronomía. Las flores, que aparecen en primavera y otoño o invierno, son muy apreciadas por los insectos, que también encuentran refugio en sus ramas.
 
4) Espliego (Lavandula latifolia): arbusto pequeño de la familia Lamiaceae. Conocido, pero escaso en la Sierra, aunque abunda localmente. Sus flores, muy aromáticas, son una importante fuente de alimento para muchos insectos en verano. 
 
4) Romero macho o jaguarzo (Cistus clusii): arbusto de la familia Cistaceae. Amante de los sitios secos y áridos, a primera vista muy parecido al romero. Las flores son blancas y llamativas, con estambres naranjas. Olor resinoso, poco agradable. Escaso en la Sierra en general. 
 
5) Aladierno (Rhamnus alaternus): arbusto mediano de la familia Rhamnaceae. De hoja perenne, no debe confundirse con la coscoja. Ofrece frutos que ennegrecen con el tiempo, uno de las primeras plantas en ofrecer sus frutos a las aves (primavera-verano).

6) Cornicabra (Pistacia terebinthus): arbusto de la familia Anacardiaceae, como el lentisco. Al contrario que éste, soporta heladas intensas (por eso el lentisco no aparece en la zona de forma natural). Hojas compuestas, imparipinnadas y grandes, de olor característico; en otoño se tornan de un color rojizo muy llamativo. Los frutos son aprovechados por las aves. Famoso por sus agallas, que aparecen en los foliolos y son causadas por la picadura de un insecto.
 
7) Espino albar o majuelo (Crataegus monogyna): arbusto o árbol de la familia Rosaceae. Sus hojas, aserradas y caedizas en otoño, sirven de alimento a insectos y otros animales. Las flores, que aparecen en ramilletes en primavera, son blancas y olorosas, los insectos las adoran. Unos meses después, produce frutos, que estructuralmente se llaman pomos (como las manzanas) y son de color rojo, lo cual atrae a las aves, sobre todo zorzales y mirlos. Resistente, le gustan las humbrías y la humedad, aunque se puede adaptar a los terrenos secos.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario